martes, 1 de noviembre de 2011

Como administrar un negocio de manera eficiente

Recientemente una persona me preguntó como administrar un negocio para que sea eficiente y que a la vez se obtengan los mejores dividendos, por supuesto que mi respuesta fue clara y concisa, con disciplina.

Y es que esta sola palabra encierra un sinnúmero de requisitos que se tienen que llenar para poder decir que se tiene disciplina,

Implica orden, constancia, ganas de querer hacer bien las cosas y sobre todo mucha fuerza de voluntad que es el factor más difícil de conseguir cuando se trata de ser disciplinado, y sobre todo cuando las personas no están acostumbradas a serlo.

La metodología de como administrar un negocio con disciplina suele ser bastante simple y con un proceso específico, la problemática es que el empresario o dueño de negocio suele salirse constantemente de esas reglas.

En pocas palabras al empresario le gusta portarse mal dentro de su propio negocio, ya sea por que piensa que es su propio dinero el que está en juego, o porque siente que “sus corazonadas” serán siempre correctas; desde luego que eso está muy lejos de toda buena lógica de Negocios.

Por supuesto que siendo la disciplina la parte medular para una buena administración, está demás decir que el comportamiento mencionado anteriormente se sale completamente de lo que engloba este concepto;

Vale decir que aunque en los Negocios siempre hay riesgos, esos riesgos tomados con disciplina e inteligencia estarán en mejor posición de ser beneficiosos para el Empresario o dueño de negocio.

Pero, ¿cómo se traduce la disciplina hacia la administración de un Negocio? Y ¿Cuáles son los factores que nos ayudan a saber si estamos siendo disciplinados?

Los negocios bien administrados tienen una constante entre sí, tienen procesos bien establecidos y sin importar quienes sean los que los lleven a cabo, siempre se siguen y se cumplen de manera cabal, sean estos buenos, regulares o malos.

La disciplina se traduce como el respeto de cada uno de los lineamientos marcados en el proceso de planeación y estructura del Negocio; y la disciplina empieza precisamente desde el proceso mismo de planeación del Negocio, tener la sapiencia que algo que se planea y detalla a conciencia siempre tendrá mayor oportunidad de ser exitoso.

Las reglas para tener disciplina dentro de un Negocio son simples y a la vez duras, no caben las cosas a medias, o se hacen o las consecuencias serán visibles muy pronto.

Aquí te presento mis Reglas para la disciplina en los Negocios, analízalas, discútelas pero sobre todo respétalas y tenlas siempre presentes en tu accionar dentro de tu Empresa, imprímelas si lo deseas para que las tengas siempre a la mano, te serán de gran ayuda…

1 Establecer procesos y respetarlos siempre.

Para poder lograr negocios productivos se deben establecer procesos bien definidos, ya sea que el empresario los desarrolle o que busque a algún especialista que le ayude en esta tarea fundamental;

Dichos procesos bien establecidos y respetados por cada uno de los integrantes de la organización, serán la base para alcanzar las metas y objetivos trazados.

2 Establecer muy bien los puestos y funciones, y respetarlas.

Diseñar un organigrama en donde queden definidas claramente las funciones y jerarquías de los puestos que conformarán la empresa, es una de las mejores acciones que se pueden tomar cuando se pretende iniciar un negocio.

Este será la mejor guía para procurar el orden y la organización dentro del nuevo negocio.

3 Si se promete algo, se cumple.

Los dueños de pequeñas y medianas empresas por lo general cometen el error de ofrecer cosas que en muchas ocasiones no cumplen, esto va mermando poco a poco la credibilidad y el buen nombre del negocio,

La regla general para poder cumplir con lo pactado deberá ser, no prometas algo que sepas que no vas a poder cumplir, incluso con los mismos miembros de la organización, con clientes, con proveedores y con todo aquel con los que la empresa interactúe.

4 El Empresario debe predicar con el buen ejemplo dentro del negocio.

Se suele decir que los negocios son el reflejo de la personalidad de sus dueños, en la mayoría de las pequeñas y medianas empresas esto suele ser muy cierto;

Desafortunadamente si el emprendedor es una persona desordenada su negocio será desordenado, y por lo general sus empleados o integrantes de la organización imitarán o copiarán el comportamiento;

Cuando se trata de predicar con el buen ejemplo, el empresario deberá procurar sembrar las buenas actitudes y las buenas costumbres hacia el interior de su negocio, por supuesto que la acción se irradiará positivamente;

Caso contrario sucederá con los malos ejemplos, el efecto de estos será el doble de un buen comportamiento y afectará muy profundo dentro de la organización.

Conclusiones

Pareciera simple la estrategia de como administrar un negocio de manera eficiente y con disciplina, sin embargo y como ya se mencionó anteriormente, el cumplimiento al pie de la letra de estos simples pero importantes principios de negocio, será esencial para el éxito y trascendencia de la organización a través del tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada